viernes, 29 de abril de 2011

Agosto 2004. Bretaña, Normandía y París. Día 4: Vannes - St Malo.

Cansados y con ojeras, hoy tocaba levantarse más pronto porque teníamos muchos kilómetros por delante y muchas cosas para ver.

Nuestra primera parada fue Quimper, una población típicamente Bretona.


Eramos de los pocos turistas paseando por sus calles y muchos establecimientos todavía estaban cerrados.


Continuamos nuestra ruta hacia Crozón y el Cap de la Chèvre. Aquí el día nos acompañó y pudimos hacer una caminata bordeando acantilados, acompañados de mis amigas las abejas. Fue muy agradable.


Nos hubiéramos quedado mucho más tiempo disfrutando del paisaje y de las vistas, pero teníamos que continuar la ruta.


Llegamos a Brest al mediodía, y después de comer, visitamos el castillo y el Museo de la Marina.


Partimos hacia St. Malo a primera hora de la tarde ya que nos quedaba la mitad del recorrido.

Llegamos a última hora y directos al Etap Hotel. Suerte que lo traíamos reservado porque éramos muchos turistas por la ciudad.

El casco antiguo es espectacular y sus murallas son enormes. En sus interior, está lleno de calles adoquinadas con muchos restaurantes y tiendas para los turistas.


Después de recorrer su interior aprovechamos que había bajamar para caminar por sus playas antes de que anocheciera.


Acabamos la jornada cenando unos excelentes mejillones y paseando románticamente por sus calles antes de retirarnos a descansar.

Vannes - Quimper - Crozón (Cap de la Chèvre) - Brest - Saint Malo 468Km


Ver mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada