domingo, 18 de noviembre de 2012

Agosto 2006. Jordania - Dubai. Día 8: Dubai

Tenemos toda la mañana y parte de la tarde libre, así que decidimos realizar un recorrido por algunos de los centros comerciales más importantes y lujosos de Dubai.


El lujo que se respira es palpable en cada esquina y como nuestra cartera no está para comprar nada, decidimos coger un taxi y hacer un pequeño trayecto por diferentes lugares en construcción.


A la hora convenida, regresamos al hotel para realizar una excursión por el desierto.


Es totalmente diferente al de Jordania, aquí es arena fina, y nos dedicamos a subir y bajar dunas realizando trompos con el 4X4. Un poco  mareante y aburrido ya que no eres el que conduces.


Por la noche nos llevan a unas haimas en el desierto donde nos hacemos tatuajes de hena, cenamos y vemos diferentes espectáculos.

Cuando finaliza, somos los únicos turistas que nos quedamos a dormir, y la sensación es realmente espectacular. El silencio es absoluto y nos invitan a leche de camello que la reduce con 7up para que no sea tan salada.

Dormimos en unos sacos en medio de la nada, con la llama de una torre petrolífera al fondo y con el cielo lleno de estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada