sábado, 19 de febrero de 2011

Semana Santa 2004. Andalucía. Día 4: Sevilla.

La noche la había pasado perfectamente, sin ningún síntoma de las molestias y el día se había levantado soleado, nada que ver con los días anteriores, por lo que estabamos ansiosos por empezar a recorrer la ciudad.

Después de un buen desayuno y de acercanos en coche hasta el centro, fuimos directos a un punto de información para recojer el mapa que nos tendría que acompañar en todas nuestras rutas durante estos dos días.

Decidimos hacer lo que estaba más alejado, así que bajamos para ver la Torre del Oro y caminamos al lado del río Guadalquivir hasta encontrarnos con el Parque de María Luisa.

Atravesamos el parque y apareció delante de nosotros la espectacular Plaza España. Paseamos por sus pórticos y nos fotrografiamos delante de nuestra provincia, a pesar de la riña que nos dieron una pareja de sevillanos por colarnos en una zona de obras.



Volvimos al centro y después de comer, directos a la Giralda para poder comprobar las siete diferencias con la de L'Arboç del Penedès.

La verdad es que tiene siete y mil más!!! Es una obra maestra que pone los pelos de punta al visitarla.


Salimos maravillados por esta obra de arte y decidimos acabar la tarde recorriendo las calles del centro.

Era una tarde tranquila, con muy poca gente paseando ya que era domingo y estaba todo cerrado. De repente empezó ha aparecer gente y como no teníamos nada mejor que hacer decidimos seguirlos.

Llegamos a una plaza en la que no cabía ni un afiler. Nos comentaros que por culpa de la lluvia de los días anteriores, se habían refugiado en la iglesia los pasos de la Virgen de la Macarena y la del Cristo del Gran Poder.

Así que acabamos de pasar la tarde viendo como se emocionaba la gente cuando sacaban estos pasos tan emblemáticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada