martes, 25 de enero de 2011

Semana Santa 2004. Andalucía. Día 3: Ruta a Sevilla.

La noche había sido un poco complicada ya que estuve levantándome constantemente para ir al lavabo.

Hoy nos tocaba hacer la ruta hasta Sevilla pasando por Córdoba, pero las condiciones en las que estaba no presagiaban un buen viaje.

El día se había levantado soleado, así que por lo menos el frío y la lluvia de ayer no lo tendríamos que sufrir.

Decidimos ir a la farmacia a comprar algún medicamento para que me cortara mi primera gastroenteritis viajera. Me dieron imodium plus y fue genial, desde entonces nos lo llevamos a todos nuestros destinos.

Después de desayunar un poco de jamón dulce con pan tostado y más tarde de lo previsto, decidimos comenzar la ruta hacia Córdoba.

El viaje se hizo bastante largo, pero cuando llegamos y entramos al Patio de los Naranjos y a la Mezquita Catedral, todos nuestros males desaparecieron.


Contemplar y visitar este monumento es realmente maravilloso y es fácil transportarse a la época del Califato de Córdoba.

Cominos algo ligero y paseamos por sus callejuelas estrechas y blancas alrededor de la Mezquita Catedral.

Como nuestro estómago aguantaba, pusimos rumbo a Sevilla y cuando llegamos directos al hotel.

Este fue mucho más fácil de encontrar que el de Granada ya que estaba en el mismo Estadio Olímpico de la Cartuja.

Realizamos el chek-in y después de dejar las maletas, pusimos rumbo al centro para tener nuestra primera toma de contacto y cenar algo todavía ligero antes de volver al hotel y descansar para estar en plena forma para visitar esta fabulosa ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada